La magia de Granada: belleza gitana

Los granadinos y granadinas sabemos de la belleza de nuestra ciudad. Sin embargo a veces olvidamos su embrujo, y es necesario redescubrir el encanto de Granada por los ojos de los visitantes que vienen de paso. Este es el caso de Chiara Arsieni, una joven italiana que ha pasado por nuestra ciudad y ha trabajado codo a codo en las oficinas de Habitat Apartamentos durante tres meses antes de volver a su país en busca de un futuro prometedor.

Os dejamos este texto escrito por ella misma para este blog… Toda una declaración de intenciones que define y nos enseña de nuevo la ciudad en la que vivimos. ¡Disfrutadlo tanto como nosotros!
___________________________
Todos lo que visitan la España están encantados de este maravilloso lugar. El clima, la comida y la gente amable y extrovertida son algunas de la características más emblemáticas de este país.

Algunas ciudades son parecidas, algunas no. De hecho, son portadoras de una belleza peculiar. Y Granada, situada en tierra andaluza, es una ciudad mágica.

Un poco musulmana, un poco cristiana, es una mujer libre, una gitana con los ojos oscuros que revela sus secretos a los afortunados visitantes.

Nos habla cuando estamos en la Alhambra, contándonos historias de sultanes y reyes, de luchas y de leyendas de amor.

Además nos abraza con sus perfumes cuando paseamos por las calles antiguas. Mandarinas, naranjas, incienso y té mil y una noches son los olores típicos que se quedan para siempre entre los recuerdos de la ciudad.

Granada no es una gitana silenciosa sino que siempre canta.

Canta a través de los artistas callejeros que se ponen frente de la Catedral alegrando los turistas. Canta con voz aterciopelada y sensual, bailando flamenco en las cuevas del Sacromonte.

Es una viajante, Granada. Da la bienvenida a gente de todas partes del mundo dejando alegría, estupor, alguna vez melancolía, y el entusiasmo de los ciudadanos que en poco tiempo regalan su amistad.

Regala la magia del espectáculo nocturno de la Alhambra, lugar preferido para los enamorados, y la nostalgia que se siente escuchando la historia de los reyes Nazaríes que fueron obligados a dejar la ciudad, un paraíso en tierra.

Granada no es una ciudad que se visita y se olvida sino que te cambia. Sus historias y costumbres hablan de una libertad sufrida, enseñan una belleza inolvidable y siempre te piden regresar.

Granada no es una mujer de historias de una noche, sino un amor para toda la vida.

Post by b2consultores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *